Nuestro testimonio de vida… 

Silvia Ivelisse y Carlos Manuel Pérez son un matrimonio cuyo testimonio relata una verdadera historia de amor. Al ver la mano de Dios en sus vidas de una manera sobrenatural después que Silvia quedase en estado de coma por meses a causa de un accidente automovilístico, la pareja de más 20 años de matrimonio, con 3 preciosos hijos, hoy materializan su sueño de usar todo lo que han vivido y superado para motivar, sanar y restaurar a través de sus vivencias, y la autoridad en las palabras de quien venció la muerte al recibir un milagro de vida.  La pareja se conoció cuando Silvia era apenas un jovencita de 14 años, dirigiendo los jóvenes de su iglesia, y al cabo de los años se casaron, dando así sus vidas un giro totalmente inesperado. Cambiaron sus hábitos, su círculo de amistades y comenzaron a vivir una vida llena de "diversión"... más un desafío, cambiaría sus vidas para siempre. Silvia dice estar segura que cuando su esposo Carlos hizo aquel desafío, nunca se imaginó el resultado que tendría.  Aparentemente todo estaba bien en sus vidas, mas sin embargo siempre hubo un vacío en ella… un hueco que no podía llenar. Silvia dice que muchas veces pensó... "bueno así es la vida, no lo podemos tener todo" o por lo menos eso se decía así misma en aquellos momentos en que la depresión le invadía en medio de una agenda donde aparentemente no faltaba nada.  De vez en cuando venían a su memoria momentos de su adolescencia, cuando su relación con Dios era lo más importante para ella. Silvia agrega que nunca imaginó su vida apartada de Dios, sin embargo llegaron tiempos en los cuales pasaban semanas sin ni siquiera tener un minuto para una simple oración.   Simplemente no había tiempo en su nuevo estilo de vida. Un día, después de escuchar una predica en uno de los servicios a los que solían acudir, Carlos hizo una oración que cambiaría sus vidas para siempre.  Según el, se sinceró con Dios confesando que estaba cansado de ir a la iglesia sólo por aparentar algo que hacia tiempo no sentía. Carlos concluyó su oración diciendo… “Si de verdad quieres que vuelva a ti vas a tener que hacer algo grande en mi vida". Según él estaba hastiado de jugar a la iglesia.  Una lluviosa noche de octubre del 1996, Carlos no entendía porque Silvia se tardaba tanto en llegar a casa del trabajo. Después de varias horas recibió una llamada de la policía diciéndole que se reportara al hospital porque su esposa había sufrido un accidente.  Al llegar al hospital Carlos se encontró con que Silvia estaba en un estado de coma total y los médicos no aseguraban que sobreviviría las próximas 24 horas.  Pasaron días muy oscuros para todos, pero en especial para Carlos y Diana, la mamá de Silvia, quienes estuvieron las 24 horas del día a su lado en aquel hospital.  Carlos cuenta que un día estando frente a la cama de Silvia, se arrodillo y volvió a hablar con Dios después de mucho tiempo.  En medio de esa oración desesperada, recordó aquel reto que le había hecho a Dios.  Entre lágrimas y llanto de remordimiento, Carlos le prometió a Dios que si salvaba la vida de Silvia, ambos le servirían por el resto de sus vidas. Él estaba dispuesto a cuidar de ella por el resto de sus días, sin importar el sacrificio esto implicaría. En medio de todo esto, Carlos esta completamente seguro de que lo que movió la mano de Dios al milagro sobrenatural aquella noche fria de occtubre en aquel hospital, fue su entrega incondicional a Él y confesar de corazón que aunque en su voluntad estuviera llevarse a su amada esposa de solo 2 años, el aun así le serviría por siempre. Después de esta oración Carlos dice haber sentido una paz inexplicable y la seguridad de que todo estaría bien, aunque los médicos dijesen lo contrario día tras día. Los diagnósticos no eran nada favorables, pero Carlos no permitió ni por un instante que las palabras que escuchaba a diario de los médicos disminuyeran su fe.  Luego de varios días, llego una señora al hospital la cual nadie había visto nunca y le dijo estas palabras a la mamá de Silvia, quien pasaba los días orando a Dios por un milagro en la vida de su hija... "Seca tus lágrimas y no llores más, Dios la levantará de esta cama, porque Él tiene grandes planes para ella, planes de traer sanidad y salvación a muchos a través de sus voz”.  Semanas más tarde Dios fue fiel a su promesa... Sus signos vitales empezaron a mejorar, cada día desconectaban una máquina diferente y Silvia seguía viva porque el dador de la vida peleaba por ella.  Al ser dada de alta del hospital con la  condición de regresar todos los días para recivir 8 horas de terapia intensiva para volver a hablar, caminar y comer entre otras cosas, Silvia recibió una pastillas para la epilepsia (condición que se desarrollaría por el fuerte golpe en la cabeza) con instrucciones de tomarlas a diario, por el resto de su vida. Al llegar a casa, Carlos tomo las pastillas y las hecho en el inodoro, ya que estaba seguro de que Dios había hecho la obra completa en su esposa y que nunca tendría que depender de medicamentos para volver a tener una vida normal… y así fue. Después de mucho tiempo de recuperación y tratamientos Silvia y Carlos descubrieron verdaderamente quien es Dios. Descubrieron que su pasado, un pasado lleno de depresiones y engaños, no era tan importante como su presente y mucho menos mas que su futuro.  Un futuro en el que Dios usaría los días más oscuros de sus vidas, para traer luz a muchos a su alrededor a través de su testimonio y ministerio.

La pareja de mas de 20 años de casados ha sido bendecida con 3 preciosos hijos.  Darianne Michelle a quien podemos ver interpretando en danza la historia de la cantautora en el vídeo clip oficial del tema "Por eso te amo",  su segunda hija Brianna Ivelisse, y su hijo Maverick Manuel, quien llegó a la pareja como una promesa de Dios. Hoy por hoy, la promesa de que todo obra para el bien de aquellos que aman a Dios y son llamados de acuerdo a Su propósito se hace realidad en la vida de esta pareja, quien supo enfrentar grandes desafíos tomados de la mano de Dios con el único propósito de mostrar al mundo el poder restaurador y transformador del amor… El amor de Dios en y por nosotros.  

 

Para invitaciones por favor valla a “Contacto” o llame al 1.786.367.4309

 

Silvia Ivelisse

Autora, Conferencista y Cantautora